Barcelona y los ojos de Hygge Brand

El otro día Juanma y yo nos fuimos a Barcelona, teníamos un concierto. Uno de esos de saltar y que te tiren toda la cerveza encima, un viaje programado para: ver a la M.O.D.A., comer patatas bravas y conocer a Yolanda, artista creadora de Hygge Brand.

barcelona y los ojos 01
Juventud y salitre

Nosotros le tenemos especial cariñet a Barcelona, fue el primer viaje que hicimos juntos (este romantiqueo me lo guardo para otra ocasión). Pero sí. Barcelona huele a juventud y a salitre. Nos encanta, aunque somos un cuadro desde 1932 (escuchad esa canción).

Sobre las 12 y media llamé a Yolanda. ¿Dónde vamos? y al rato ya le estaba dando un abrazo y comiendo espaguetis sin NADA. Ella emprende y todo lo hace fácil. Es de esas personas, supongo, que sabe crear momentos casi igual de bonitos que sus láminas. Y yo pensaba para mí: “tía, es que esto de Instagram es muy fuerte”, mientras la miraba con su tote y sus ojos claritos andando feliz. Somos emprendedoras y puede que el algoritmo, el monstruo de los post, los dioses 3.0… quisieron que nos conociéramos. ¿Casualidad? no lo creo.

barcelona y los ojos 02
Y yo la miraba así: a ella, a la comida, a la ciudad, a las casualidades.

Pero lo que os quería contar era otra cosa. Fuimos al museo y no paramos de reírnos. Fomentar el arte y la risa es bien. Luego fuimos a la Cafetería y galería de arte moderno Cosmo, en la Calle Enric Granados 3. Y a ver, ese sitio no nos podía pegar más. Yo me pedí un vermut y empecé a hablar de mi libro, poseída por Umbral. Emprender, vencer, caerte y romperte las piernas de miedo. Nuestro rollo diario. No sé explicar la conexión que puede existir entre dos mujeres emprendedoras.

Me pasó hace poquito también con Luisa Acelas, mi linda colombiana, esa que hace magia con el storytelling. El decorado fue distinto, nos vimos en esa Sevilla que nos miraba con tacones desde la Giralda. Luisa me contó cosas de su vida, me emocioné, se emocionó, pedimos cervezas y luego llegamos a una conclusión: somos valientes.

Emprender es maravilloso cuando encuentras, entre constelaciones, a personas afines a ti. Personas del mismo color. Mujeres valientes pero llenas de dudas, incertidumbres, triunfos y cosas que dejaron atrás por soñar un poquito más de lo establecido. No tengo palabras.

Gracias Yolanda. Eres exactamente igual que en la pantalla: cercana, risueña y dulce. Todo lo contrario a mí, puede que sí. Pero sin duda, un pilar genial en el que me sostengo a diario en esto de emprender. Eres una de esas bendiciones de la vida, que sin venir a cuento, te pega una torta o te pone delante de un cuadro precioso.

barcelona y los ojos 03
Cosas de la vida

Y aunque las dos hagamos ilustraciones, os quiero demostrar que competir no es vivir. Las flores azules siguen siendo azules, pero con diferentes ojos. Estas somos nosotras, luchando por lo que queremos, sonriendo y agradeciendo un poco todo este caos emprendedor en el que nos hemos encontrado.

barcelona y los ojos 04
et vull veure

Soy una tipa afortunada.

Espero poder desvirtualizaros pronto a todas.